34 Colocaban sus ídolos abominables en la casa que lleva mi nombre, y así la profanaban.