31 Oigo gritos como de parturienta,gemidos como de primeriza.Son los gemidos de la bella Sión,que respira con dificultad;que extiende los brazos y dice:«¡Ay de mí, que desfallezco!¡Estoy en manos de asesinos!»