30 Por eso se les llama “Escoria de la plata”:¡para el SEÑOR son un desecho!»