8 ¡Escarmienta, Jerusalén,para que no me aparte de ti!De lo contrario, te convertiré en desolación,en una tierra inhabitable».