7 ¡Tú bien sabes que no soy culpabley que de tus manos no tengo escapatoria!