10 El hombre, en cambio, muere y pierde su fuerza;exhala el último suspiro, y deja de existir.