11 ¿No te basta que Dios mismo te consueley que se te hable con cariño?