3 »Dame, oh Dios, la fianza que demandas.¿Quién más podría responder por mí?