18 Hasta los niños me desprecian;en cuanto me ven, se burlan de mí.