30 En el día del desastre, el malvado se salva;¡en el día de la ira, es puesto a salvo!