12 De la ciudad se eleva el clamor de los moribundos;la garganta de los heridos reclama ayuda,¡pero Dios ni se da por enterado!