15 Los ojos del adúltero están pendientes de la noche;se dice a sí mismo: “No habrá quien me vea”,y mantiene oculto el rostro.