6 Ante Dios, queda el sepulcro al descubierto;nada hay que oculte a este destructor.