18 Palabras no me faltan;el espíritu que hay en mí me obliga a hablar.