3 Tú, que impartías instrucción a las multitudesy fortalecías las manos decaídas;