4 tú, que con tus palabras sostenías a los que tropezabany fortalecías las rodillas que flaqueaban;