13 Dios no depone el enojo;aun Rahab y sus secuaces se postran a sus pies.