22 Todo es lo mismo; por eso digo:“A buenos y a malos destruye por igual”.