3 El fuego devora delante de ellos;detrás, las llamas lo queman todo.Antes de su llegada, el país se parece al jardín del Edén;después, queda un desolado desierto;¡nada escapa su poder!