5 pues se robaron mi oro y mi plata, y se llevaron a sus templos mis valiosos tesoros.