32 Los restos de José, que los israelitas habían traído de Egipto, fueron sepultados en Siquén, en un terreno que Jacob había comprado por cien monedas de plataa a los hijos de Jamor, padre de Siquén. El terreno después llegó a ser propiedad de los descendientes de José.