23 —Yo soy la voz del que grita en el desierto: “Enderecen el camino del Señor”a —respondió Juan, con las palabras del profeta Isaías.