36 Al ver a Jesús que pasaba por ahí, dijo:—¡Aquí tienen al Cordero de Dios!