5 Pero a un desconocido jamás lo siguen; más bien, huyen de él porque no reconocen voces extrañas.