21 —Señor —le dijo Marta a Jesús—, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto.