30 —Esa voz no vino por mí sino por ustedes —dijo Jesús—.