8 A los pobres siempre los tendrán con ustedes, pero a mí no siempre me tendrán.