36 —¿Y a dónde vas, Señor? —preguntó Simón Pedro.—Adonde yo voy, no puedes seguirme ahora, pero me seguirás más tarde.