25 no necesitaba que nadie le informara nadaa acerca de los demás, pues él conocía el interior del ser humano.