20 Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Al ver al Señor, los discípulos se alegraron.