30 A él le toca crecer, y a mí menguar.