48 —Ustedes nunca van a creer si no ven señales y prodigios —le dijo Jesús.