21 Porque así como el Padre resucita a los muertos y les da vida, así también el Hijo da vida a quienes a él le place.