34 Y no es que acepte yo el testimonio de un hombre; más bien lo menciono para que ustedes sean salvos.