10 —Hagan que se sienten todos —ordenó Jesús.En ese lugar había mucha hierba. Así que se sentaron, y los varones adultos eran como cinco mil.