46 —¡Nunca nadie ha hablado como ese hombre! —declararon los guardias.