10 Entonces él se incorporó y le preguntó:—Mujer, ¿dónde están?a ¿Ya nadie te condena?