11 —Nadie, Señor.—Tampoco yo te condeno. Ahora vete, y no vuelvas a pecar.