50 Yo no busco mi propia gloria; pero hay uno que la busca, y él es el juez.