18 —¿Por qué me preguntas mi nombre? —replicó él—. Es un misterio maravilloso.