16 Pero el ángel del SEÑOR respondió:—Aunque me detengan, no probaré nada de tu comida. Pero si preparas un holocausto, ofréceselo al SEÑOR.Manoa no se había dado cuenta de que aquel era el ángel del SEÑOR.