22 —¡Estamos condenados a morir! —le dijo a su esposa—. ¡Hemos visto a Dios!