3 Pero sus padres le dijeron:—¿Acaso no hay ninguna mujer aceptable entre tus parientes, o en todo nuestroa pueblo, que tienes que ir a buscar una esposa entre esos filisteos incircuncisos?Sansón le respondió a su padre:—¡Pídeme a esa, que es la que a mí me gusta!