30 Entonces los hombres de la ciudad le exigieron a Joás:—Saca a tu hijo, pues debe morir, porque destruyó el altar de Baal y derribó la imagen de Aserá que estaba junto a él.