Lámed

12 No creían los reyes de la tierra,ni tampoco los habitantes del mundo,que los enemigos y adversarios de Jerusaléncruzarían alguna vez sus puertas.