29 Pero él quería justificarse, así que le preguntó a Jesús:—¿Y quién es mi prójimo?