31 Resulta que viajaba por el mismo camino un sacerdote quien, al verlo, se desvió y siguió de largo.