32 »No tengan miedo, mi rebaño pequeño, porque es la buena voluntad del Padre darles el reino.