30 En efecto, hay últimos que serán primeros, y primeros que serán últimos.