18 Tengo que volver a mi padre y decirle: Papá, he pecado contra el cielo y contra ti.